top of page

El reality 'Inseparables' del que todos hablan

No es Por Intrigar pero... Al parecer “Inseparables” se convirtió en el “reality” de moda y la nueva joya de la corona, en la programación de Televisa. Catorce parejas ponen a prueba su amor, en medio de divertidos retos que aparentemente son triviales, pero dejan al descubierto la verdadera esencia del amor. Todos se reúnen a convivir en una sola casa, donde la competencia diaria los aleja o acerca a un premio millonario. La cotidianidad convierte los valores universales en una experiencia sin reflexión. Lealtad, honestidad, empatía, respeto y fidelidad son algunos de esos valores que la vida en dupla requiere para apuntalar el amor.

Los aciertos en “Inseparables” son numerosos. El casting está lleno de contrastes, las historias de cada matrimonio son singulares y la producción impecable. Repite en la conducción el carismático Diego de Erice. Y las parejas son un verdadero espectáculo.

Maríazel y Adrián Rubio, con más de 15 años de relación, son los tiernos y cariñosos de la comarca.

Radamés y La Wanders, la prueba inequívoca de que el amor todo lo perdona… Carlos Trejo y Marisol Rodríguez, o también conocidos como “los cazafantasmas”.


Yurem Rojas y Joshenic Albani, los novios de primera vez.

Romina Marcos y Hussam Núñez, la herencia de una tradición escandalosa.

Brenda Zambrano y Guty Carrera, el desenfado de la complicidad

Yuliana Peniche y “Parejita” López, dividiendo opiniones.

El Potro” y Estefanía Ahumada, los irreverentes.

Bobby Larios y Evelyn Unpierrez son los religiosos.

Jimena Longoria y Gualy Cárdenas, los posesivos.

Helen Ocoa y Juan Pablo Santos, su lema: “Los gorditos rifan”


Natalia Casco y DJ Licona, los alternativos.

Finalmente, Rafael Serdán y Samantha Vázquez, los bebés de la casa y que fueron los primeros expulsados.

Hay una cabaña fuera de la casa, en la que surgen apariciones y energía sobrecargada. Las fricciones no se hacen esperar, porque hay pasados de violencia familiar, recuerdos de amores perdidos, reencuentros peligrosos, atracciones y sobre todo la intención de todos por llevarse a casa los 3 millones de pesos que están en juego. Poner el amor al límite desata que se asome lo mejor de cada uno, pero también lo peor. “Inseparables” es ya un éxito, porque agrupa el interés de grandes y chicos, pues tiene personalidades y situaciones, para todos los gustos. La fiesta de las pasiones y egos apenas comienza, serán otras 13 semanas para gozar de esta competencia, en donde el amor es la fortaleza o la perdición.



Comments


bottom of page